Blog / Los Palos de la Navaja

Los Palos de la Navaja

Las navajas tradicionales se agrupan por tipologias, a las que me gusta referirme como «palos» por la similitud que existe entre la clasificación de las navajas y los estilos flamecos (incluso en ocasiones compartiendo los nombres)

En ambos casos existe una gran variedad de géneros, que pueden parecer inconexos, aunque mantengan unas líneas comunes que los hacen muy reconocibles. Pero si prestamos atención vemos que se agrupan igualmente en multitud de estilos particulares que se organizan según unos criterios estrictos. En el flamenco suele ser el compás el que manda; en las navajas, el origen y el estilo.

Con esta idea, entiendo los palos de navajas como la forma clásica de interpretar un palo flamenco, así una navaja tradicional de mango de cuerno, virola de latón, y rebajo largo es el equivalente a una copla de cantaor y guitarra, sentida y jonda, con sus caracoles en forma de clavillos y cintillos y sus falsetas de columnillas, con esos versos de desafío que son sentencias, tanto en el cante, como en las hojas

Con esta base, me gusta reinterpretar esos palos tradicionales, muchos de ellos desaparecidos, desde la humildad y el respeto, poniéndole acompañamientos de cajon y fibra de carbono y coros de titanio, pero respetando la esencia más profunda de cada pieza.

Aqui van los palos que considero más reprensativos. !Vamos maestro!:

por malagueñas:

lo más característico es la hoja en forma de pez, muelle de ventana y pocos piñones en la carraca que suele ser plana.

Por albaceteñas:

este es el modelo moderno (vamos, desde principios de SXX, ahí es ná) y más extendido hoy en día

Por sevillanas:

algunos modelos de este palo son parecidos a las malagueñas pero con las hojas rectas en la parte del recazo, con muelle de venta y carracas redondas que en los modelos mas elavorados llegan a tener 30 piñones.

Por aragonesas:

Con aires de jota. Este es seguramente el estilo con el que atendía el Tío Jorge a las tropas de Napoleón durante el sitio de Zaragoza.

Hojas gruesas en forma de «hoja de adelfa» entre forros de acero y con muelle forzado o de pistón, y cachas de piezas con clavillos y toro

Por toledanas:

Este modelo y el anterior, fueron las víctimas principales de la falsificación francesa. Muchas de ellas traían el cuño «TOLEDO», e incluso «Albacette»(no es una herrata) y procedían de Thiers (la China de la época, pero con calidad)

Por asturianas:

Una navaja inicialmente agrícola y utilitaria, sencilla, pero que hoy se fabrica por algunos artesanos especializados en ellas, con la calidad de las joyas. Tiene una virola a la llaman argolla o argola, y los cabos van desde las maderas más humildes a los materiales más exóticos y lujoso

Por paterneras:

Originarias de Paterna de la Rivera. Como la anterior, de origen humilde, pero, como los vinos buenos, ha ido cogiendo solera con los años y hoy hay grandes artesanos especializados en esta tipología

Por Solsonesas:

Estas leridanas están hechas tradicionalmente con carnero. Una navaja 100% española que, como la mayor parte, tuvo un origen defensivo y de gran porte y han perdido talla para hacerse más funcionales y pacíficas. Esta es la clasica.

Por capaoras:

Su nombre lo dice todo acerca de uso original, (!pobres gorrinos! jjjj 🙂 ). Este tipo de hoja se la llama de lengua de vaca y era propio tambien de algunas navajas sevillanas.

Por machetes:

Una estrella de las navajas actuales. Se elavoran en multitud de materiales y estilos. Su característica más reconocible es la hoja, simétrica o punta de espada y el desbloqueo con palanquilla o ventana. Es habitual que tengan iguales la virola y el rebajo (ya sean de tapas o de pechinas)

Por cabriteras:

Una navaja multiusos de verdad, no porque tenga mil herramientas y sacacorchos, sino porque se utiliza para todo, vamos una utilitaria con mayúsculas

Por jerezanas:

Una joya. Probablemente venga de las navajas taponeras que se utilizaban en las bodegas de jerez (es una teoría mía), pero fue cogiendo poso con los años y dejo de ser una humilde herramienta para convertirse en toda una Navaja.

Por tranchetes:

Esta navaja proviene de las viñas. Una herramienta rústca y agricola destinada a la recogida de la uva que el orgullo de los propietarios por lucirlas y, el de los cuchilleros por el trabajo bien hecho, la fue cubriendo de estilo. Hoy se siguen fabricando tanto la agricola,, sencilla y de madera; y el modelo mas lujoso, de cuerno, con virola, y revajo vuelto.

Sin duda, faltan multitud de tipos y subtipos y locales que intentaré ir ampliando poco a poco, pero creo que esta selección puede servir un poco de guía

Navajas | noviembre 13, 2019 | 2 comments

Categorías

Navajas

Archivos

noviembre 2019

Posts recientes

Los Palos de la Navaja

noviembre 13, 2019

A modo de Intro

noviembre 11, 2019

Comentarios

Avatar for Product manager

Responder

Noemí R.

noviembre 27, 2019

Interesante, original y simpática analogía, muy bien explicado para los que no tenemos ni idea de estilos de navaja 😀
Quién utilice esta norma de nemotécnica se acordará de Barbudo, sin duda.
Muchas gracias.

Avatar for Product manager

Responder

Product manager

noviembre 27, 2019

¡Muchas gracias Noemí!, me alegra que te haya gustado y poder aportar un poco a la difusión de la cultura cuchillera española.¡Un abrazo!